(310) 835-7161    |    Fax (310) 830-5494    |    stphilomenasecretary@gmail.com

© 2016 St. Philomena Parish, Carson, CA.

Cuaresma 2019

“La Cuaresma es una temporada favorable para abrir las puertas

a todos los necesitados y reconocer en ellos el rostro de Cristo".

                                                                                        - Papa Francisco

 

       La Cuaresma es la temporada litúrgica de cuarenta días de ayuno, oración especial y limosna en preparación para la Pascua. El nombre "Cuaresma" proviene del lenguaje ingles medio y anglosajona, que significa “primavera”; su nombre eclesiástico más primitivo era "cuarenta días", tessaracoste en griego. El número "cuarenta" se menciona por primera vez en los Cánones de Nicea (A.D. 325), probablemente en imitación del ayuno de Jesús en el desierto antes de su ministerio público (con el precedente del Antiguo Testamento en Moisés y Elías). En el siglo IV, en la mayor parte de Occidente, se refería al ayuno de seis días por semana de seis semanas (los domingos estaban excluidos); en el siglo séptimo se agregaron los días desde el Miércoles de Ceniza hasta el Primer domingo para hacer el número cuarenta.

Durante la Cuaresma, se nos pide que nos dediquemos a buscar al Señor en oración y leyendo las Escrituras, a servir dando limosnas y a sacrificar el auto-control a través del ayuno. Muchos conocen la tradición de abstenerse de comer carne los viernes durante la Cuaresma, pero también estamos llamados a practicar la auto disciplina y el ayuno de otras maneras a lo largo de la temporada. Contempla el significado y los orígenes de la tradición de ayuno de Cuaresma en esta reflexión. Además, dar limosna es una forma de compartir los dones de Dios, no solo a través de la distribución de dinero, sino también a través de compartir nuestro tiempo y talentos. Como San Juan Crisóstomo nos recuerda: "No permitir que los pobres compartan nuestros bienes es robarles y privarlos de la vida". Los bienes que poseemos no son nuestros, sino de ellos” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2446). La clave para la observancia fructífera de estas prácticas es reconocer su vínculo con la renovación del bautismo. No solo estamos llamados a abstenernos de pecar durante la Cuaresma, pero a la verdadera conversión de nuestros corazones y mentes como seguidores de Cristo. Recordamos aquellas aguas en las que fuimos bautizados en la muerte de Cristo, morimos al pecado y al mal, y comenzamos una nueva vida en Cristo.

En la Cuaresma, los bautizados son llamados a renovar su compromiso bautismal mientras otros se preparan para ser bautizados a través del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos, un período de aprendizaje y discernimiento para las personas que han declarado su deseo de convertirse en católicos.

Español (para leer, hacer clic en el titulo)

       Via Crucis / Estaciones de la Cruz:

English (to read, please click on the title)

       Stations of the Cross / Way of the Cross: